lunes, 10 de junio de 2013

Entradas en Azul. Shola y los leones



Shola y los leones
por Alfred Vallés Tortosa 

Bernardo Atxaga y Mikel Valverde (il.), Shola y los leones, SM

Bernardo Atxaga escribe originariamente este libro en euskera bajo el título Xolak badu lehoien berri. Mikel Valverde, desde 1995, trabaja estrechamente con Bernardo Atxaga en las colecciones “Shola” y “Bámbolo”.
La obra que descansa en nuestras manos trata de una perrita que después de escuchar las aventuras de un amigo de su dueño por el continente africano se autoconvence de que ella misma no es una perra sino una leona, por el carácter, fortaleza y vitalidad de los felinos, tan similar al suyo propio.
Con una extensión de unas 74 páginas , el lector puede disfrutar cómodamente de la sensación de tener en sus manos un libro como los que leen los mayores. Además, que el personaje principal de la historia sea un animal que habla hace que se despierte en los usuarios finales del libro un sentimiento de curiosidad, pues las fábulas siembre son del agrado de los infantes.
El lenguaje empleado es sencillo, pues está dirigido a niños que han comenzado su proceso lector hace más bien poco tiempo, así que el texto carece de términos que puedan causar desconcierto en los lectores.
Encontramos claramente diferenciada la estructura clásica de presentación de los personajes, nudo y desenlace de la historia, fácilmente reconocibles, pues vienen siendo un estándar en el formato de transmitir historias, por lo que los lectores pueden seguir el curso de las mismas sin problemas.
Observando el trabajo de Mikel Valverde podemos destacar la frescura de sus ilustraciones, coloreadas con un trazo suelto y vivaz que producen cercanía a quien las contempla.
Shola y los leones enseña al lector una moraleja bien definida; debes ser tú mismo y no querer aparentar ser quien no eres, pues en estas edades, se pueden tender mucho al aprendizaje vicario de aquellas personas que puedan servir de modelo al niño. Con esta moraleja se intenta que el lector reflexione sobre quién es y quién no es y sea feliz consigo mismo.
Por otra parte, consideramos acertada la edad recomendada de 7 años por la editorial, pues los lectores a estas edades se encuentran inmersos en pleno proceso de afianzamiento de la lectura y si ésta viene reforzada con una temática que puedan considerar interesante, con mayor ímpetu la tomarán.
¿Sería recomendable disponer de este libro en un aula? Shola y los leones debería ocupar un lugar en la biblioteca de aula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario