martes, 19 de julio de 2016

Entradas en azul. Mar de sábanas


Mar de sábanas
por Pilar Aparicio Flores
  
Pablo Pérez (escritor) y Pablo Auladell (il.) (2003). Mar de sábanas. Anaya

Este relato, contado en primera persona, muestra el pensamiento de un niño bajo su mundo de fantasía donde no existen las pesadillas, contemplando las oportunidades y capacidades de un mar secreto e imaginativo. Y es, bajo este mundo ficcional, y entre sus sábanas –como espacio objetivo-, en el que esconde todo tipo de fantasía, contemplada desde un mundo real; lugar hogareño y nocturno que congrega sueños y pesadillas, y escenario físico de separación paternal, donde los más pequeños suelen aguardar todos esos miedos y tesituras noctámbulas. 

Se trata de un álbum con una introducción compensada con el desarrollo, recogiendo el peso de la obra, pero descompensada con el breve final; en el que el tiempo narrativo marca una progresión lineal, narrado en la actualidad, aunque situando el pasado en circunstancias que se definen en la narración con la ayuda de conectores como “hace mucho tiempo”, o “una vez”. 

El protagonista principal es un personaje definido con un arquetipo psicológico claro e inequívoco, donde el pequeño tiene sus sueños fantasiosos, llora cuando lo necesita, se sumerge en un mundo adulto con el reconocimiento de su propio pensamiento y el destierro de su chupete, y espera la ayuda de su padre en situaciones de desconcierto. En consecuencia, el texto vincula la ligereza imaginativa del infante con la realidad que aferra al personaje y, en muchos de los casos, al lector; con un fuerte vínculo centrado en la etapa preoperacional, recogida entre los dos y siete años, de la Teoría del desarrollo cognitivo de Piaget, donde prima el egocentrismo, con expresiones como “Son míos los mares de agua dulce […] También soy el dueño del mar que empieza en la playa. Lo comparto con mucha gente, pero es mío; así como la función simbólica, de manera que, el empapado de la cama corresponda al naufragio iluso, o el confinamiento del chupete concierna al hito del desarrollo evolutivo. Sin embargo, todo este enfoque se presencia desde la seguridad y el control del personaje, donde las pesadillas no dominan la situación y donde los monstruos huyen de ella, pese al riesgo de perderse por el camino, y en ese caso pueda contar con el afecto paterno. El autor para conseguir este vínculo crea metáforas afectivas con ejemplos como “Ninguna pesadilla conoce el camino que conduce a mi mar de sábanas”, o ”Una vez casi me descubren porque me quedó algo de humedad en el pijama […] no me preocupé demasiado porque un naufragio lo tiene cualquiera”.

Por otra parte, es posible extraer elementos intertextuales relacionados con la historia narrativa de “Hansel y Gretel”, contemplando nexos en el componente utilizado para un fin concreto: “No puedo dejar migas de pan para guiarme en el camino de vuelta. Todo el mundo sabe que flotan”. 

Con letra grande y texto escueto el autor diseña una narración profunda e intrínseca, envuelta en pletóricas ilustraciones sombrías e impenetrables pero carentes de tenebrosidad, donde la sensibilidad, ingenuidad y delicadeza de las mismas captan con claridad el mundo paralelo creado; sin dejar de lado el mundo cotidiano. De manera que, entre los barrotes dorados puedan contemplarse las olas del mar engendradas bajo las colchas. 

En síntesis, Mar de sábanas es una obra del siglo XXI, que engancha al infante a causa de su cercano vocabulario basado en el juicio y las situaciones más importantes de la niñez desde la inmersión de su propio razonamiento; con un texto breve dirigido tanto al lector como al cliente adulto, que presenta los valores más íntimos y emocionales del pensamiento humano. Y es en la cubierta de la obra donde encontramos la primera de las referencias: “Todos tenemos un mar secreto, pero no viene en los mapas. Un mar en el que habitan ilusiones y nuestros miedos; para navegar en él no hace falta saber nadar”. 

Mar de Sábanas; ganador del primer premio del “III Certamen Internacional de álbum ilustrado Ciudad de Alicante” (2003). 

martes, 12 de enero de 2016

EL JINETE AZUL



 Quienes habéis visitado esta página habéis leído Historia de un erizo, de Asun Balzola; Yo las quería, de María Martínez i Vendrell y Carme Solé; Cuando no estás aquí, de María Hergueta; Eloísa y los bichos, de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng; Julia, la niña que tenía sombra de chico, de Ch. Bruel, Anne Galland y Anne Bozellec... Todas estas obras han sido publicadas por El Jinete Azul, una editorial que ha cuidado con delicadeza la selección de obras, de textos, de ilustraciones.
Hoy El Jinete Azul, con la intención de reanudar su actividad editorial, nos propone colaborar en la edición de un nuevo Almanaque, a través de un crowdfunding, cuyo último objetivo sería volver a editar nuevos títulos en 2016.
«Cuando una editorial desaparece, con ella termina un proyecto de cultura impresa que proponía una visión de la lectura, una manera de acercarse a la palabra y a los libros».



 Ya está colgada la plataforma de crowdfunding con El Almanaque de El Jinete Azul 2016, y las distintas formas de colaboración.

El enlace de la misma es:

https://www.leetchi.com/c/proyecto-de-ediciones-el-jinete-azul


En el Facebook de EL JINETE, por si lo quisieras replicar en tu muro, se ha colgado un vídeo haciendo el llamamiento a participar:

https://youtu.be/j_dNzIUB7lw

domingo, 1 de noviembre de 2015

Entradas en azul. Cuando no estás aquí


Cuando no estás aquí
por Sandra Sánchez Martínez 

María Hergueta (2012). Cuando no estas aquí. El Jinete Azul   
 
Cuando no estás aquí es un libro delicado que transmite sensaciones desde el primer momento en que lo tenemos en las manos. Ya solo la portada nos hace preguntarnos por el hilo argumental de la historia, pues la imagen tiene una gran fuerza. Dos niños aparecen sentados y la parte de la niña tachada con rotulador rojo, objeto que reposa en el lado del niño.
Pero no solo eso, cuando abrimos la primera página del libro y vemos las guardas, aparece en un tono gris, como predomina en toda la obra, un niño hablando a través de una lata con un hilo rojo, que si continuamos hasta las guardas de detrás veremos que se comunica consigo mismo. Lo que de nuevo tiene una gran fuerza y nos transmite esa sensación de soledad.
En el libro, el protagonista nos habla de todas las cosas que puede hacer “cuando no estás aquí”. La libertad que tiene para realizar lo que le apetece y cuando quiere sin ningún tipo de problemas. Pero pronto, nuestro personaje, se da cuenta de que necesita la presencia de su compañera, pues hay una gran cantidad de cosas que no puede realizar solo, sino que necesita a alguien más junto a él. Por eso, que al final de la historia, cuando aparece la niña, solo con la frase “por eso, ahora que estás aquí…” la autora deja entrever la felicidad que comporta para el protagonista el regreso de la niña.
Toda esta delicada historia aparece acompañada de imágenes donde predominan los colores grises, blancos y negros, es decir, que el uso de color está bastante limitado. Aunque en todas las ilustraciones aparecen trazos de color para dar un pequeño toque y realzar algunos objetos. A mi parecer, la forma en la que se muestran las ilustraciones y el uso que se da a los colores pretende reflejar la tristeza por la ausencia.
Por todo esto, en mi opinión, este libro trata de enseñar la importancia de tener a alguien a nuestro lado, pues los seres humanos somos sociales por naturaleza y aunque en ocasiones nos cansamos unos de otros, irremediablemente acabamos buscando la presencia de alguien con quien compartir nuestros momentos más alegres y también los más tristes. Todo ello presentado de una manera delicada, con un breve texto que deja clara la intención del libro y unas imágenes que refuerzan todavía más el concepto de la historia.

miércoles, 15 de julio de 2015

CURSO DE VERANO «LECTURA, LIJ Y DERECHOS HUMANOS» (27-29 julio 2015)


Programa

Lunes 27 de julio 2015

9:00-10:00 Inauguración. Ramón F. Llorens García; José Rovira Collado
10:00-12:00 De los derechos humanos a los derechos de la infancia. Concepción Collado Mateo-UA.
12:00-13:00 Videoconferencia María José Ferrada (Chile)
13:00-14:00 Ser o no ser Charlie: Derechos humanos y viñetas. José Rovira Collado-UA

17:00-18:00 Coeducación en la LIJ. Arantxa Martín –UA.
18:00-20:00 Taller La diversidad afectivo sexual, punto de partida hacia los derechos humanos en las aulas de secundaria a partir de la LIJ. Guillermo Soler Quílez UA.

Martes 28 de julio 2015
9:00-10:00 La educación literaria de las dictaduras: LIJ y censura. Ramón F. Llorens García-UA
10:00-12:00 Las buenas palabras. Lectura, poesía y LIJ en hospitales y centros penitenciarios.
Juan Mata U Granada.
12:00-14:00 La ética en la edición de LIJ. Xosé Ballesteros-Ed. Kalandraka.

17:00-18:00 Mesa redonda Leer para crecer. Ramón Llorens UA, Juan Mata UGR, Xosé Ballesteros, Ed. Kalandraka.
18:00-20:00 Taller Lecturas y Derechos. Manuela Rodríguez y Xosé Ballesteros- Editorial Kalandraka

Miércoles 29 de julio 2015
9:00-10:00 Interculturalidad en la narrativa histórica juvenil española de tema americano. Pedro Mendiola Oñate-UA.
10:00-12:00 Leer en momentos difíciles. La lectura como bálsamos para las heridas de la violencia.  Santiago Yubero UCLM.
12:00-13:00 Mesa redonda Lectura y LIJ para los derechos humanos. Santiago Yubero UCLM, Antonio Díez UA, Antonio Mula UA, Pilar Pomares UA.
13:00-14:00 Conclusiones

Patrocina:
el corte inglésbiblioteca virtual Miguel de Cervantes
       Editorial kalandraka   

Matrícula e información en Cursos de Verano «Rafael Altamira»

Entradas en Azul. El primer día de escuela


El primer día de escuela
por Eduardo Urios Giner


Oxenbury,Helen. (1994). El primer día de escuela. Barcelona: Editorial Juventud.


Hoy es un  día especial, es el primer día de clase. Nos levantamos con ilusión y nos vestimos. Allí nos espera la maestra y otros niños/as que aún no conocemos. Separarnos de mamá no nos gusta, casi es mejor volver a casa. ¡Anda! La maestra ha preparado un juego, parece divertido, ya no tengo tanto miedo, ahora a pintar, luego cantamos,... y ¡ya están  aquí las mamás y los papás!. Lo he pasado muy bien. ¡Mañana volveré!.

            En este pequeño álbum, Helen presenta un tema de especial interés para los más pequeños: el primer día de clase siempre es un día especial. Es la primera vez que muchos niños/as se separan de sus padres y se quedan solos con desconocidos. La historia es muy sencilla, de manera que resulta muy fácil de comprender, sigue un orden lógico en el que los pequeños lectores reconocen sin problema las rutinas que en él se desarrollan y pueden afirmar “eso me ha pasado a mí”.
            Sin duda, hay un punto crítico por el que todos los niños/as han pasado o pasarán: el momento de separación de la madre o el padre. En este caso, queda resuelto con tranquilidad, mostrando al niño/a lo divertido que puede ser el colegio y lo interesante que resulta conocer a otros como él. A lo largo de toda la historia, tanto el texto como las ilustraciones están cargados de ternura y comprensión.
            La historia está estructurada a lo largo de un diálogo permanente entre la niña, la madre y la maestra. Es sencillo, directo, refleja la realidad y está cargado de afectividad. Muy apropiado tanto para la situación que refleja, como para la comprensión del niño/a lector.
            Las ilustraciones cuentan la historia, de hecho podemos leerla desde ellas. Acompañan y completan los diálogos, reflejan la realidad que los niños/as experimentan. Dibujados a tinta y acuarela sobre un fondo blanco, prescinde de los elementos que no son estrictamente necesarios, de forma que centra la atención en las acciones que realizan los personajes. En las guardas, encontramos un largo perchero con los objetos personales de los niños: es lo primero y lo último que verán los niños/as al entrar y al salir de la escuela. Las caras reflejan los sentimientos que experimentan en cada momento todos los personajes, también sucede lo mismo con los movimientos corporales, con los que resulta fácil identificarse: abrazos, pataletas, saltar, bailar, correr,... y que describen la personalidad de cada uno de ellos. Se refleja a la niña nerviosa que siempre se coge una pierna, la pequeña que se chupa el dedo, los niños brutotes que se divierten empujándose, la maestra divertida que sabe hacer muchas cosas,... todas las ilustraciones están ordenadas de manera que repiten las rutinas diarias. Siempre aparecen en color las personas y, los elementos que las acompañan sin formar parte expresa de la acción o que la autora no quiere que tomen protagonismo son en blanco y negro.
            Se trata entonces de una historia sencilla y cotidiana, de fácil comprensión e identificación para los niños/as más pequeños. Además, invita a que el lector/a cuente su experiencia, que exprese sus vivencias y sentimientos sin más pretensiones que reflejar la realidad. Ésta es, sin duda, la gran aportación de Helen Oxenbury, por lo que está especialmente indicado en el ciclo de Educación Infantil al favorecer y motivar la expresión oral.
            Habitualmente, los álbumes se presentan en un formato que facilita la manipulación de los niños/as a partir de los 3 años, pero está recomendado desde los 0 años hasta 6 años, momento en el que se inicia la lectoescritura de forma más académica. La letra es tipo imprenta de tamaño grande lo que facilita este proceso.
            La portada enmarca en color verde una de las ilustraciones del interior que nos orientan sobre el tipo de historia que nos vamos a encontrar, añade el título en la parte superior y la autora en la inferior. En la contraportada, y en el mismo formato que la portada, aparece otra ilustración del interior, nombre de la colección, breve descripción y editorial. Al lomo, título, autora y editorial. Está dedicado a Emily y Anna.
            Este número forma parte de la colección “Libros de Helen Oxenbury”, subcolección “Mis primeros libros de imágenes,” que abarca temas habituales en la vida de los niños/as.
            Podemos encontrar este número y cualquiera de sus obras recomendadas en multitud de catálogos y blogs especializados. Goza de una espléndida crítica tanto de expertos como de padres, madres y pequeños lectores.

Entradas en Azul. Pequeño Azul y Pequeño Amarillo



Pequeño Azul y Pequeño Amarillo 
por Eduardo Urios Giner
 


Lionni, Leo. (2005). Pequeño Azul y Pequeño Amarillo. Sevilla: Kalandraka.
Pequeño Azul y Pequeño Amarillo contiene prácticamente todas las características propias de los libros infantiles. Se trata de una sencilla historia de dos buenos amigos que un día quedan fundidos en un abrazo, la amistad es tan profunda que no se percatan de que son uno sólo y que sus padres no los reconocen. Al llorar vuelven a su estado original y mostrarán a los demás la magia de los abrazos. Pero estos amigos no son niños/as, sino colores que toman vida, lo que provoca una ruptura de lo convencional y despierta la curiosidad por saber cómo se desenvolverá. La narración es atemporal y la acción sucede en escenarios naturales para los niños como la casa, el parque, la clase...
            Abundan los buenos sentimientos y sólo aparece  la tristeza al no ser reconocidos por los padres.
            El texto es básicamente descriptivo con frases cortas y léxico sencillo. Ocasionalmente, hablan algunos personajes aunque no existe diálogo escrito, pero sí con la ilustración.
            La ilustración cobra un papel fundamental en la historia. La técnica empleada por Lionni, el collage, rompe los estándares habituales de los álbumes. Sorprende cómo  la sencillez de unos recortes de papel tienen la fuerza de despertar sentimientos de la infancia. Las formas y los colores cobran el papel de actores en esta obra y hablan con voz propia. Los protagonistas, Pequeño Azul y Pequeño Amarillo, interpretan un verdadero diálogo visual capaz al transmitir con la imagen los sentimientos que no describe el texto.
            Detrás del relato podemos descubrir una historia de amistad e inocencia en la que  subyace la identidad individual y la colectiva más allá del sexo, el aspecto físico, la estética propia o incluso el nombre, al carecer los protagonista de uno identificable. El uso de colores y formas permite al lector llevar con su imaginación el relato al campo personal e íntimo de sus propias experiencias. Anima al niño/a a identificarse con  las distintas escenas y al adulto a rememorar su infancia haciendo aflorar sentimientos de aquella época. Al mismo tiempo, es toda una lección de artes plásticas muy apropiada para las edades para las que fue escrito: los colores y sus propiedades, los tamaños,  las direcciones, los trazos... En esta obra, Lionni nos invita a reflexionar sobre las diferencias entre las personas y cómo éstas nos enriquecen tanto a nivel individual como social, la fuerza de la solidaridad, la comprensión y la convivencia. Éste es un aspecto que Leonni tiene presente en todas sus obras y que cobra especial relevancia en este álbum. Las lecturas son múltiples: los colores pueden identificarse como las distintas razas, o clases sociales, o edades o …, la interpretación es máxima. Pequeño Azul puede ser de una raza distinta a Pequeño Amarillo, y juntos crear algo nuevo y hermoso, o cualquier otra lectura. Además, la experiencia de ambos protagonistas es extrapolable al resto de los amigos que son de otros colores, de la sociedad en la que viven. Hacer cualquier cosa juntos siempre es mejor, más enriquecedor que cada uno por su lado.
            En ésta edición el álbum forma parte de una colección de títulos que hace honor a su nombre “libros para soñar”. Está indicado a partir de los tres años.
            Tanto por el contenido en su tema principal, la amistad, como por su lenguaje sencillo y directo, y el trato que el autor ha dado a la ilustración, es sin duda muy apropiado para la etapa de Educación Infantil, en la que el niño/a descubre los sentimientos de amistad y el gozo del juego con sus iguales.
            En la portada aparece, como elemento central, una de las ilustraciones del interior sobre fondo blanco, enmarcada por dos franjas de color: dorada la que aparece en la parte superior, donde se encuentra el título, y negra la inferior, en la que encontramos en pequeño formato el nombre del autor y la editorial. Ni el título ni la ilustración nos dan una idea del contenido, por lo que resulta sorpresivo. El mismo diseño continúa en la contraportada y en ella encontramos el logotipo de la editorial y la colección a la que pertenece. Al lomo, logotipo y título.
            Esta obra ha sido elogiada por la crítica debido a la fuerza que encierra su sencillez. La podemos encontrar recomendada en numerosos catálogos y blogs especializados, así como el desarrollo de numerosas propuestas didácticas que abordan tanto el contenido como las ilustraciones.